Luarca (Pepe Avello y Román Suárez)

Dicen que Luarca nació sirena
una alborada a la pleamar
y enamorada se quedó en tierra,
dormida en brazos de Camboral.
Dicen que aún queda
huella en la arena
las noches claras de bajamar
y que se mueve polvo de estrellas
por el camino que abrió la mar.

Yo lo quiero saber,
cuéntame la verdad
si nació Luarca en la espuma
o si fue rayo de luna
que reverberó en la mar.
Yo lo quiero saber,
cuéntame la verdad

Dicen que, un día, de la montaña
bajó una xana que quiso amar
y que era Luarca y enamorada
quedó del bruxo del manantial.
Y tierra adentro penan las xanas
por Luarca que no volverá
llorando el río que, hacia la playa,
entre la noche canta al pasar.

Yo lo quiero saber,
cuéntame la verdad
si nació Luarca en la espuma
o si fue rayo de luna
que reverberó en la mar.
Yo lo quiero saber,
cuéntame la verdad

Por eso Luarca tiene dos almas:
una en la Braña y otra en la mar
y tiene dos corazones, Luarca,
uno que espera y otro que va.
Y cuando Luarca a sus hijos llama
porque le abruma la soledad,
unos contestan aquí en la tierra
y otros responden allende el mar.