Luarquesa

Después de venir tan tarde,
grandísimo calavera,
todavía vienes metiendo, ¡ay!
la mano en la faltriquera.

Tú lo verás, tú lo verás
con la pipa
en la boca, fumar.
Tú lo verás, tú lo verás
con la pipa fumar.

Cada vez que no te veo,
no coso ni doy puntada,
no hago más que derramar, ¡ay!
lagrimitas sobre la almohada.

Tú lo verás, tú lo verás
con la pipa
en la boca, fumar.
Tú lo verás, tú lo verás
con la pipa fumar.